Cincuenta minutos

Tiene setenta y tantos. Sentado, con un vino y mientras ojea el periódico, tararea a los Black Crowes,  Lucinda Williams, Van Morrison y cualquier cosa que suene…Estoy segura de que  no los conoce, pero los tararea y sigue el ritmo de la música golpeando con el brazo estirado sobre la mesa.

Sigue leyendo